•  Evaluación: Analizar la viabilidad del negocio y de su franquiciabilidad. Examinar el Registro de marca y su Reconocimiento, el Mercado potencial, la Rentabilidad, la facilidad de transmitir su Know How, y por supuesto, los requisitos legales.
  • Estructuración: es el proceso en que se desarrolla el modelo de franquicia. Se determinan sus cuestiones estratégicas, se manualizan las operaciones, se define la asistencia técnica y comercial al franquiciado y se confecciona el contrato.
  • Exposición: son las acciones para mostrar o exhibir su concepto de negocio en el competitivo mercado de las franquicias. Hacerla conocer, mostrar sus oportunidades y fortalezas y también sus diferenciales.
  • Expansión: se refiere a la apertura de franquicias. Empezando por la zona de influencia de la marca, siguiendo por las ciudades más cercanas y de ahí, extendiéndose a nivel nacional, para luego pensar en exportar la franquicia a países limítrofes y más allá.
  • Evolución: los negocios cambian y, por lo tanto, las franquicias deben adaptarse a las circunstancias, a nuevas tendencias y tecnologías.  La innovación y el desarrollo son los pilares de esta fase.

¿En qué etapa de la vida de tu franquicia te encuentras? Ahora te toca a ti: Ejecución.